En 1971 la UNESCO creó el proyecto «El hombre y la Biosfera» (MAB) con el objetivo de reducir la pérdida de la biodiversidad, tratar sus aspectos ecológicos, sociales y económicos, promover el uso responsable de los recursos naturales y dar reconocimiento al desarrollo sostenible. Dentro de este proyecto, se seleccionan lugares geográficos representativos de diferentes hábitats de todo el mundo. Estos sitios o áreas (que pueden ser ecosistemas terrestres o marítimos) se conocen con el nombre de Reservas de la Biosfera.

Las Reservas de la Biosfera están reconocidas internacionalmente y se seleccionan por su interés científico. El objetivo principal es de conservación y protección de la biodiversidad y el desarrollo económico y humano de estas zonas.

Se identifican tres funciones básicas:

• Contribuir en la conservación de los paisajes, ecosistemas, especies y variación genética.

Fomentar un desarrollo económico y humano sostenible desde un punto de vista sociocultural y ecológico.

• Apoyar proyectos de demostración, educación y capacitación.

Las primeras Reservas de la Biosfera en España fueron Grazalema, Ordesa y el Montseny. A continuación, se nombraron, entre otros Doñana, las Sierras de Cazorla y Segura. En Julio del 2011 había 580 reservas a 114 países de los cuales 40 eran de España y 1 en Cataluña.

Este año 2013 se han añadido tres más en España con la Granja y El Espinar a las sierras de Guadarrama y las Mariñas Coruñesas y Tierras do Mandeo en Galicia y una más en Cataluña con las Tierras del Delta del Ebro.

España se ha convertido así en el segundo país con más reservas de la biosfera del mundo. Actualmente tiene un total de 45 zonas declaradas (2 en Cataluña). Estados Unidos es el país con más reservas con un total de 47.

1Así pues, el hecho de que este 2013 haya aceptado las Tierras del Ebro como Reserva de la Biosfera dará un impulso en sus productos y en el sector turístico de la zona. Joan Capilla, portavoz de la Asociación de Empresas y Actividades Turísticas del Delta del Ebro, ha declarado el 3/24 que este hecho «permitirá segmentar el turismo y llegar a aquellos visitantes que están más concienciados de la necesidad de conservar el medio ambiente «. La propuesta abarca 367.729 hectáreas, incluyendo el Delta y la cuenca del Ebro, y con una población de 190.000 habitantes.

La candidatura ha tenido el apoyo de la sociedad civil, con el impulso de setenta instituciones y entidades socioeconómicas de la zona, y de 55 ayuntamientos de las cuatro comarcas que forman este territorio: el Baix Ebre, Montsià, Terra Alta y la Ribera d’Ebre.

Las Tierras del Ebro disponen de una particular biodiversidad en un entorno geográfico único y se potencia la conservación del patrimonio natural. La UNESCO afirma que se han desarrollado energías alternativas (eólica, solar o hidráulica) con respeto al medio ambiente y al paisaje. Se reconocen pues, las actitudes que contribuyen a impulsar la actual gestión de los espacios y de los bienes naturales, la coordinación de las políticas públicas y los planes de actuación para la conservación de la biodiversidad y la integración de políticas de conservación para impulsar los espacios protegidos.

2

Para más información sobre la Reserva de la Biosfera del Delta del Ebro puede acceder a la página de Ebro Biosfera, del Montsià Actiu y el Consorcio de Servicios Agroambientales de la comarcas del Bajo Ebro y Montsiá.

También puede consultar el catálogo de la Red Española de las resevas de la Biosfera en http://www.magrama.gob.es/ca/ceneam/exposiciones-del-ceneam/exposiciones-itinerantes/Folleto_RERB_tcm8-187118.pdf

3

4

Artículo: DCB Turismo y Desarrollo Local

Los comentarios están cerrados.

Scroll to Top